La industria de relojería Suiza obtiene más de la mitad de las ganancias mundiales por la venta de relojes, a pesar de que solo 28 millones de relojes de los 1.2 billones vendidos mundialmente fueron producidos en suiza por su gran calidad en su fabricación la relojería suiza se considera la mejor del mundo. Se dice popularmente que nada es tan preciso como un reloj Suizo. Como es posible que un país rodeado de lagos y montañas ha dominado el mercado global?

HISTORIA DE RELOJES SUIZOS

La relojería, conocida como el arte de crear los relojes mecánicos que conocemos hoy en día, surgió en el siglo XIV. El comercio ni siquiera llegó a Suiza hasta mucho más tarde, cuando los refugiados hugonotes, que huían de la persecución religiosa en la vecina Francia, se establecieron en Ginebra. Los registros muestran que para 1554 los relojeros estaban presentes y trabajando en Ginebra.

La llegada de los hugonotes coincidió con el dominio de Juan Calvino sobre Ginebra. Cualquier persona que posea un reloj suizo tiene mucho que agradecer a Calvino, porque el estricto código de conducta que aplicó en Ginebra dio vida a la naciente industria de la relojería Suiza. El reformador protestante estableció una serie de reglas que esencialmente prohibían el uso de joyas. En este momento, Ginebra era famosa por su industria de joyería fina y, con razón, los joyeros de la ciudad temían por su situación económica.

Afortunadamente, el uso de relojes era considerado un medio de expresión menos ostentoso. Por lo tanto, los relojeros se encontraron con un mercado preparado y en crecimiento. Entonces los joyeros aprovecharon también la oportunidad de cambiar su oficio. Muy pronto, en ese entonces, el primer gremio de relojería del mundo se estableció en Ginebra. Con el paso del tiempo, la pequeña ciudad se llenó de maestros relojeros, muchos de los cuales intentaron diversificarse, dirigiéndose a otras partes del país para ejercer su oficio.

Durante el siglo XIX, la industria suiza verdaderamente creció a pasos agigantados. Los campesinos suizos utilizaron su tiempo de ocio durante el invierno para crear partes de relojes, lo que le dio un gran impulso a la industria de Ginebra. Para el año 1850, los suizos hacían más de dos millones de relojes por año, en comparación con solo unos 200.000 en Inglaterra, quienes eran sus principales competidores. Hasta ese momento, los suizos se habían destacado principalmente por hacer versiones de imitación más baratas de los relojes de otros países.

Sin embargo, no fue todo fácil para los suizos. Los relojeros estadounidenses sacaron sus propios relojes de alta precisión que recortaron las exportaciones suizas a los Estados Unidos en un 75%. Pero a pesar de ello, la industria suiza se enfocó en la innovación y por ello en 1926, Rolex lanzó Oyster, el primer reloj resistentente al agua del mundo. Esta y otras innovaciones dieron un empujón a la industria suiza, convirtiendolá en mundialmente popular.

Durante la década de 1970, la industria suiza enfrentó una vez más la competencia con relojes japoneses de cuarzo altamente precisos además de más baratos. Bajo esta presión, la industria relojera suiza comenzó a desmoronarse y, entre 1970 y 1980, la industria despidió a casi la mitad de sus trabajadores. Pero por suerte apareció un diseñador suizo llamado Nicolas Hayek, que creó el grupo Swatch en 1983, devolviéndole a la industria suiza el prestigio perdido.

Hoy en día, la industria relojera suiza se enfrenta nuevamente a la presión, esta vez del gigante tecnológico Apple. La compañía, más conocida por sus teléfonos móviles, se ha convertido en un jugador importante en la industria relojera y ha superado a sus competidores suizos durante el último trimestre de 2017, a pesar de que la industria relojera suiza registró mayores ventas.

Las mejores ofertas de relojes suizos

VOLVER ARRIBA